La carrera entre China y Estados Unidos por los revolucionarios globos

En un futuro cercano, los turistas miran emocionados a través de ojos de buey muy por encima de la Tierra, embelesados por la vista de la oscuridad estrellada de allá arriba y por el horizonte azul curvado aquí debajo.

Pero no se trata de una nave espacial, sino de un «globo del espacio cercano«.Fue lanzado desde Mongolia, no desde Houston, en Estados Unidos. Y los turistas son chinos.

En 1958, Rusia sorprendió al mundo al lanzar al espacio al Sputnik, el primer satélite. EE.UU. se apresuró para crear la NASA a fin de competir en la carrera espacial y se convirtió en la potencia espacial más importante del mundo.

Los satélites son vitales para las comunicaciones, monitoreo del clima, navegación y otras tareas. Pero 60 años después del Sputnik, los globos de gran altitud los están desafiando.

Los globos brindan un punto de observación a 30 kilómetros, una distancia mucho menor que la de los satélites. Cuestan una fracción de su precio y, a diferencia de los satélites, pueden regresar fácilmente a la Tierra para su actualización o reparación.

En un futuro cercano, los turistas miran emocionados a través de ojos de buey muy por encima de la Tierra, embelesados por la vista de la oscuridad estrellada de allá arriba y por el horizonte azul curvado aquí debajo.

Pero no se trata de una nave espacial, sino de un «globo del espacio cercano«.Fue lanzado desde Mongolia, no desde Houston, en Estados Unidos. Y los turistas son chinos.

En 1958, Rusia sorprendió al mundo al lanzar al espacio al Sputnik, el primer satélite. EE.UU. se apresuró para crear la NASA a fin de competir en la carrera espacial y se convirtió en la potencia espacial más importante del mundo.

Los satélites son vitales para las comunicaciones, monitoreo del clima, navegación y otras tareas. Pero 60 años después del Sputnik, los globos de gran altitud los están desafiando.

Los globos brindan un punto de observación a 30 kilómetros, una distancia mucho menor que la de los satélites. Cuestan una fracción de su precio y, a diferencia de los satélites, pueden regresar fácilmente a la Tierra para su actualización o reparación.

Qué forzó a Google a pedir disculpas y provocó las quejas de usuarios

Google no ha tenido un buen estreno del llamado «internet de las cosas» en México.

El asistente personal de la marca, Google Home y Google Mini (en tamaño grande y pequeño, respectivamente), aterrizó esta semana en el país hablando en español, en lo que supuso su estreno en Latinoamérica, pero lo hizo con muchos problemas.

Numerosos usuarios se quejaron de los errores que mostraban los aparatos y la firma tuvo que pedir perdón.

Según explicó Google en redes sociales, el problema ha sido una falla global en lapropia bocina y también en ChromeCast, un dispositivo que permite recibir la señal de otros aparatos de la casa de reproducción conectados a una misma red Wi-Fi.

El dispositivo funciona con el asistente de Google mediante el reconocimiento de voz, que acaba de estrenarse en español y algunas publicaciones especializadas como TechCrunch relacionan este sistema con el error.

Pero durante el miércoles los usuarios que utilizan el servicio en español lo único que obtenían de la máquina era una disculpa: «Lo siento, no puedo ayudarte; «disculpas, en este momento no puedo realizar esa petición».

Google, de forma oficial y a través de sus redes sociales tanto en inglés como en español, ha pedido disculpas por lo ocurridoy ha ofrecido soporte a algunos usuarios.

La compañía no ha dado detalles sobre la causa del fallo pero ha pedido que se reinicien los aparatos para ayudar a solucionarlo.